Articulos
13/12/2015
MIEDO AL ÉXITO
 
 
La mente es sin duda muy compleja y una expresión de esa complejidad es que algunas personas no sólo temen a las cosas malas, sino también a aquellas que les permitirían alcanzar logros u objetivos considerados buenos. Se traduce en un miedo al éxito que en psicoanálisis S. Freud lo describió en el segundo capítulo del “Varios tipos de carácter descubiertos en la labor analítica”, llamado “Los que fracasan al triunfar” y después la psicología llamó Nikefobia. (Nike era una diosa alada que reunía el éxito y la suerte. De su nombre se inspiraron los creadores de la famosa marca deportiva y el logo representa una de las alas de la diosa)

 El éxito implica la vivencia la satisfacción o de logro cuando una persona alcanza los resultados que buscaba. En forma habitual se vincula con la vida social, lo económico o lo laboral aunque es un concepto más amplio y aplicable a muy diversas cosas de especial significación para cada persona. El éxito no depende de factores externos sino de factores internos, básicamente de la estructura de personalidad y de sus dinámicas de funcionamiento. Por lo tanto, tanto el éxito como el fracaso se deben pensar como el resultado de los deseos o inhibiciones propios de cada persona, más que de valoraciones que puedan hacer los demás.


Es frecuente conocer estudiantes inteligentes que se atascan en sus carreras educativas, deportistas muy capaces que rinden mucho en los entrenamientos pero pierden al competir, empleados o profesionales que se estancan en un determinado puesto y no progresan, personas que suelen alcanzar sus objetivos deseados pero no los pueden sostener en el tiempo, otros que se enferman cuando alcanzan un proyecto soñado mucho tiempo, los que arruinan su prestigio cuando llegan a ser famosos, se desmotivan cuando lograr un vínculo de pareja largamente buscado o dilapidan fortunas heredadas y terminan en la ruina.


Por razones difíciles de comprender y aceptar desde la lógica, en estos ejemplos el éxito se vivencia más como un riesgo y no como un premio. También resulta una paradoja ya que si lo normal es vivir con satisfacción, alegría y placer lo que se obtiene como fruto de deseos y de esfuerzos, ciertas personas ante un logro se angustian, se desorganizan, se paralizan o se enferman.


Es una fobia silenciosa y mucho más frecuente de lo que se cree. En realidad es un trastorno de ansiedad que esteriliza la capacidad para alcanzar una meta cuando falta poco para conseguirla. Pero se diferencia de otras fobias (por ejemplo, viajar en avión) en que el individuo no es consciente de su existencia ni de la angustia que lo paraliza. Como temor suele ser irracional, ilógico y difícil de explicar ya que se solo se activa ante las situaciones posibles de éxito y que suele inducir malas decisiones y peores resultados.


Es clave entender que el éxito o el fracaso son consecuencias de aspectos emocionales y no técnicos. En ese marco es posible buscar tratamiento adecuado para estas personas por lo general muy aptas e inteligentes pero que sus inhibiciones afectivas le impiden aprovecharlas.

Notas Relacionadas con Articulos