Articulos
01/11/2015
LA TORTURA DE LAS RECAÍDAS
 
 
Las depresiones son enfermedades que producen no solo un sufrimiento difícil de soportar para quien la padece sino que tiene un alto porcentaje de recaídas. Las estadísticas señalan que entre el 50 y 85% de las personas que ha sufrido un episodio depresivo podrá repetirlo en el futuro.

 Es necesario aclarar que en Medicina se llama recaída cuando la enfermedad se repite durante la convalecencia o poco tiempo después de haber salido de la misma. En cambio, recidiva es la reaparición de la enfermedad después de pasado un tiempo prolongado de la recuperación de la misma.


Muchas son las causas posibles de las recaídas o recidivas. Una, es considerar a la depresión como un trastorno que solo se debe tratar durante el tiempo mínimo necesario hasta la desaparición de los síntomas. Esto es riesgoso: es como podar un yuyo en un jardín sin considerar que en realidad se debe eliminar su raíz, ya que si esta permanece el yuyo volverá a reproducirse.


El criterio de breve tratamiento (muchas veces compartidos por pacientes, familiares o por algunos profesionales) avala el erróneo enfoque de que los medicamentos para las depresiones solo se deben tomar el menor tiempo posible. En tal sentido, hace poco una investigación (publicada en la revista Lancet) hizo el seguimiento de pacientes depresivos durante 30 años y comprobaron que aquellos que recibieron los medicamentos adecuados por un tiempo prolongado tenían un 50% menos de probabilidad de recaída, comparados con quienes suspendieron los medicamentos después de un corto tiempo. Uno de los investigadores, David Kupfer dice que "Todos piensan que cuando los síntomas están controlados puede terminar el tratamiento, aunque parece ser que la gente que necesita los medicamentos para mejorar también los necesita para mantenerse bien''. Los resultados demostraron que sólo el 18% de los que mantuvieron los fármacos tuvieron recaídas durante el período estudiado, en comparación con el 41% de los que no terminaron con su tratamiento. Kupfer, director de Psiquiatría en el Centro Médico de la U. de Pittsburgh (EEUU), recomienda "que hay que pensar en esto como una enfermedad crónica recurrente, y que hay que tratarla del mismo modo que se encara la hipertensión, la diabetes o el asma crónica''.


Diversas son las posibles causas o factores que facilitan la recaída o la recidiva. Entre tantos se podría citar (además de no cumplir el plazo de tratamiento) la presencia de conflictos que no se pueden resolver, el estar mal medicado, no realizar una psicoterapia al mismo tiempo de recibir la medicación, no detectar algún desorden físico subyacente, errores de diagnóstico, una historia familiar con antecedentes depresivos, la cantidad de episodios anteriores o la incompleta resolución de todos los síntomas.


En este sentido también vale destacar que una persona puede parecer curada de su depresión pero, en realidad, no lo está totalmente si quedan síntomas residuales. El más importante que denuncia una curación incompleta es cuando el paciente dice “aunque estoy bien no volví

Notas Relacionadas con Articulos