Articulos
06/09/2015
VIVIR DISTRAIDO
 
 
Prestar atención es la concentrar la actividad mental sobre un objetivo y mantenerla durante un determinado tiempo. Algunas personas hacen durante períodos prolongados pero otras solo lo logran por poco tiempo. Así, son incapaces para concentrarse en una tarea, conversación o lectura, se distraen con facilidad, tienen olvidos frecuentes, pierden objetos (billetera, llaves, anteojos) y en una conversación saltan de un tema a otro. Parecen individuos despistados, torpes, que postergan lo que tienen que hacer a pesar de ser inteligentes y capaces. Suelen ser criticados por no esforzarse lo suficiente pero en realidad no es una cuestión de voluntad sino que no pueden prestar atención, lo que ocasiona interferencias significativas en su vida laboral, familiar, académica o social.

 La Asociación de Psiquiatría Americana confeccionó una lista de nueve síntomas típicos que presentan las personas con fallas en su atención y aunque cualquiera pueda tenerlos en forma ocasional, resulta diferente la situación y merecen consideración si persisten en el tiempo o se presentan asociados entre sí. Amerita una consulta con un especialista si se presentan 6 o más de ellos: 1) dificultades para mantener la atención en el trabajo o en otras actividades, 2) no prestar atención a los detalles o cometer errores por descuido, 3) problemas para organizarse en las tareas, 4) distraerse frente a estímulos externos, 5) no terminar lo que comienza, 6) volverse olvidadizo ante tareas rutinarias, 7) postergar o evitar las tareas que requieren una atención prolongada, 8) perder cosas o no recordar donde las dejó y 9) no escuchar bien aun cuando se le habla de manera directa.
Quien se distrae con facilidad puede ser además una persona tranquila o inquieta. En este último caso, lo habitual es que esté inquieto, le cueste permanecer sentado, tenga dificultad para relajarse, ande apurado aunque no haya ninguna necesidad, suela preferir ambientes ruidosos, con gente y tenga escasa capacidad para descansar o relajarse en su tiempo libre. El desorden suele ser una característica que lo acompaña aunque de todas maneras resulte eficaz en su tarea aunque si trabaja en equipo puede lograr que los demás se irriten con él por sus olvidos y distracciones, mientras que si trabaja por su cuenta suele transgredir sus propios horarios, propuestas o planificaciones previstas. Muchas veces la causa del fracaso radica en esta falla y no en una falta de capacidad personal.

A nivel cerebral la falta de atención se vincula con un menor funcionamiento de la dopamina y de la noradrenalina en los lóbulos frontales (que son los que regulan la atención) junto a una disminución global del consumo cerebral de glucosa en esa zona. Algunos adultos son distrídos desde la infancia pero si aparece por primera vez en la adultez, es necesario descartar otras causas, como hipotiroidismo, depresión, carencia de vitamina B, ansiedad, problemas de sueño, entre otras.

Lamentablemente, la falta de atención en los adultos es una entidad frecuente pero que se diagnostica poco y se trata menos todavía.

Notas Relacionadas con Articulos