Articulos
27/04/2014
DOLOR DE CABEZA SEGÚN EL SEXO
 
 
El dolor de cabeza es una de las formas más frecuente del dolor que sufre el ser humano y aunque no suele implicar un problema grave de salud subyacente, suele ser torturante, difícil de soportar y muchas veces incapacita y obliga al reposo y a suspender toda actividad.

 Como otros trastornos -osteoporosis, hipotiroidismo, depresión, fibromialgia- los dolores de cabeza son más frecuentes en las mujeres que en los hombres y desde siempre resultó llamativa esta preponderancia femenina.

Hace poco tiempo, investigadoras de la U. de Harvard publicaron un artículo en la revista Brain que revela en parte uno motivos del predominio en las mujeres: su cerebro de ellas es diferente al de los hombres con el mismo trastorno. Las imágenes cerebrales precisaron que en la mujer las zonas asociadas con el procesamiento de las emociones (como la amígdala) y las áreas responsables de la sensación de dolor (la ínsula posterior y el precúneo) son más gruesas y tienen mayores interconexiones que en los cerebros de los hombres que también padecen dolores de cabeza. Esto podría explicar no solo la mayor frecuencia en ellas sino también porque se acompaña de mayor ansiedad o depresión que en los hombres.

Vale mencionar otros factores. Uno de ellos es que el endotelio vascular en la mujer (el tejido que tapiza el interior de las arterias) contiene receptores de estrógeno que aclararían en ellas los procesos de constricción o dilatación de las arterias por las oscilaciones en los niveles hormonales. (De ahí el dolor pulsátil)

Los cambios hormonales en la mujer que ocurren a partir de la pubertad pueden justificar mayor incidencia de dolores de cabeza en una proporción de 5 mujeres por cada hombre y el porqué la menstruación es un frecuente factor desencadenante.

También las hormonas femeninas disminuyen la acción de una enzima (la DAO) cuya función es degradar la histamina, sustancia que se ingiere a través de los alimentos y que suele desencadenar cefaleas en un alto porcentaje de casos. Por tal motivo, los alimentos ricos en histamina (tomate, cítricos, embutidos, mariscos, conservas y derivados lácteos) pueden afectar a la mujer y no al varón.

Durante el periodo menstrual la actividad DAO se reduce por lo que suele aumentar la posibilidad de cefaleas en esos días; por el contrario durante el embarazo, la placenta incrementa la enzima lo que explica la desaparición de los dolores de cabeza durante la gestación.

Los anticonceptivos orales pueden aumentar la intensidad, frecuencia o aparición del dolor de cabeza, en especial, cuando se toman los últimos comprimidos que no contienen hormonas. Dentro de la variedad de anticonceptivos es más común en aquellos que tienen estrógenos, mientras que los que tienen mayor proporción de gestágenos son menos o nulos inductores de dolor. Esto no implica que el dolor de cabeza sea una contra indicación para el uso de anticonceptivos orales sino que obliga a seleccionar el más adecuado, aunque a veces es necesario suspender la toma de los anticonceptivos para evaluar su influencia sobre el dolor.

Notas Relacionadas con Articulos