Articulos
06/04/2014
REBELDÍA ADOLESCENTE
 
 
¿La rebeldía del adolescente es algo normal o es un trastorno que merece ser tratado como tal? En principio, la rebeldía es una característica propia de los adolescentes y se manifiesta de diferentes maneras frente a las figuras de autoridad -padres, profesores o sociedad- con protestas constantes, cuestionamientos, desobediencia u oposición a las normas establecidas.

 Es frecuente que los padres se quejen de que su hijo adolescente lo cuestiona si pretende fijarle una hora para que regrese a casa, sugerirle cómo vestirse, pedirle que esté para comer juntos en familia, recomendarle no fumar o excederse con el alcohol y opinar sobre ciertas amistades. Es habitual que los padres que no sepan qué hacer con ellos ni qué los jóvenes se sientan a su vez comprendidos.

La rebeldía adolescente es la sana expresión del crecimiento personal en la búsqueda de independencia y en la gestación de un pensamiento propio que interroga y cuestiona sobre todo lo que está ya preestablecido.

Mientras que el pensamiento de los niños se basa más en lo concreto, el de los adolescentes se traduce en ideas o conceptos más abstractos, tales como libertad, autonomía, belleza, etc. Sin embargo, esta manera de pensar y funcionar-no conformada aun de manera definitiva- conserva una característica de la etapa infantil que es la de considerarse como el centro del universo. Por eso en un comienzo de la adolescencia la rebeldía se focaliza sobre sí mismos y acorde al paso del tiempo se traslada a cuestiones sociales o políticas. En realidad, un adolescente sin rebeldía suele ser un joven sin pasión ni carácter y muchas veces es la expresión de una personalidad con un desarrollo anormal o el inicio de una posible enfermedad mental.

Desde un punto de vista psicológico la adolescencia es una etapa crucial en la definición de la identidad y donde suele producirse la mayor crisis en la definición de la misma, quizás la mayor que atraviesa el ser humano.
En paralelo, el cerebro está en un proceso de reorganización mayúsculo, no por un mayor crecimiento en tamaño sino por amplias remodelaciones que en él ocurren. Se suma la explosión hormonal que no solo produce cambios corporales sino, además, nuevas y perturbadoras sensaciones y vivencias con las que debe lidiar y aprender a convivir.
Ellos no son irresponsables, oposicionistas ni alocados. Son personas sensibles intentando acomodarse a una avalancha de cambios para pasar de niños a adultos y transitar de la seguridad hogareña a enfrentar un difícil y hostil mundo exterior.

¿Cuándo consultar por un adolescente? Algunas pautas posibles: *si está deprimido, bebe en exceso o consume drogas, * si corre riesgos (manejar “como loco”), *si pasa horas frente al espejo con cara rara,* si se aísla o no tiene amigos íntimos, *si declina su rendimiento escolar o laboral, *si tiene reacciones violentas y destructivas o se lesiona, *si altera en exceso la convivencia familiar, *si progresivamente se le deben imponer mayores críticas o castigos, *si quiere cambiar aspectos que solo él observa anormales en su cuerpo.

Notas Relacionadas con Articulos