Articulos
19/01/2014
LA HORMONA DE LA OSCURIDAD
 
 
La glándula pineal tiene el tamaño de un poroto, pesa de 100 a 200 miligramos y ubicada en el centro del cerebro es la responsable de producir la mayor cantidad de melatonina.

 Su fabricación ocurre durante la noche (por eso se la llama la hormona de la oscuridad) y además de participar en la inducción del sueño, regula los pulsos de secreción de otras hormonas, la temperatura corporal y es un componente clave del reloj biológico por sincroniza diversos ritmos internos.

La intensidad de secreción de melatonina varía en función de la edad: los niños tienen niveles mucho más altos que los adultos y a medida que se envejece los niveles disminuyen. Es una de las razones por la que los niños duermen más horas que los mayores.
Los niveles adecuados de esta hormona son necesarios para una buena salud, tanto mental como física. Aunque las investigaciones no son aun definitivas, diversas conclusiones parciales han demostrado que si su producción es suficiente podría: 1) aumentar la función de defensa del organismo ya que esta hormona en condiciones normales se une a los linfocitos T y estimula la producción de interleukina-4 que contra resta los defectos inmunitarios del estrés y de algunos fármacos oncológicos, 2) disminuir o retrasar la reproducción de células cancerosas y el crecimiento de algunos tumores, 3) disminuir la presión arterial en pacientes hipertensos ya que con ella mejoran su presión, 4) aumentar la captación de radicales libres lo cual implica una importante acción anti oxidante, 5) disminuir la producción de placas en el cerebro, como las observadas en pacientes con enfermedad de con Alzhéimer y 6) disminuir el riesgo de osteoporosis.
Una investigación publicada en Neurology (26-6-11) sobre ratones que fueron envejecidos artificialmente informa que “el tratamiento con melatonina, tuvo la capacidad de reducir el estrés oxidativo y las vías neurodegenerativas, los marcadores de envejecimiento cerebral y la degeneración neuronal, lo que indica el efecto neuro-protector y anti-envejecimiento de la melatonina.”

Sin embargo, es muy importante señalar que aunque potencialmente pueda llegar a ocupar un lugar útil en la terapéutica aun no están concluidas todas las investigaciones pertinentes.

En tal sentido, es necesario advertir el riesgo que implica que sea un producto de venta libre que determina que muchas personas la tomen entonces con ligereza creyendo que es inocua y, más aun, sin indicación de su médico. Es una hormona y como tal tiene sus bondades pero también sus riesgos ya que no es un producto inofensivo.

Así, pueden verse afectados pacientes con depresión, esquizofrenia, trastornos vasculares cerebrales, trastornos neurológicos o enfermedades hepáticas si reciben esta hormona con posible empeoramiento de sus respectivos síntomas. Dado que tampoco se descartó su eventual acción abortiva no se debe utilizar durante el embarazo ni durante la lactancia, ni en cuadros de alergia, enfermedades autoinmunes (porque activa el sistema inmunológico) o en la diabetes.

Notas Relacionadas con Articulos