Articulos
05/01/2014
¿DAÑA LA ABSTINENCIA SEXUAL?
 
 
Abstinencia es renunciar de manera voluntaria a la satisfacción de cualquier deseo que produzca placer. En general, se relaciona con la sexualidad o el consumo de ciertas comidas o bebidas, sea por mandatos religiosos (el ayuno existe en todas las religiones) o por otros variados motivos.

 La sexualidad humana es el resultado de factores físicos, psicológicos, emocionales, sociales y culturales. Y la abstinencia sexual implica no mantener ninguna actividad al respecto, tanto en pareja o en soledad.

Se llama total cuando es permanente y, por lo general, obedece a motivaciones místicas o morales. Existe en estos casos una convicción personal por la cual la actividad sexual pasa a un segundo plano a fin de alcanzar un logro o bien superior.

Y será parcial cuando ocurre por un tiempo acotado, como suele suceder por ausencia transitoria de la pareja, por reposo médico, por riesgo en el embarazo, si se usa como recurso anticonceptivo, etc.
Los motivos que inducen a la abstinencia sexual pueden tener un origen físico o psicológico. Dentro de los físicos se pueden mencionar algunas enfermedades (enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer, nefropatías, etc.), los trastornos hormonales (perimenopausia en la mujer, andropausia en el hombre, hipotiroidismo, etc.) o el consumo de medicamentos (para la hipertensión, diuréticos, corticoides, antialérgicos, antidepresivos, entre otros).

Dentro de los factores psicológicos inductores de abstinencia sexual están los originados en principios o preconceptos durante la infancia, o, más adelante, por estados depresivos, duelos prolongados, baja autoestima, cansancio, timidez, dificulta para gozar, agresiones domésticas, frustraciones sexuales prolongadas, consecuencias por abuso infantil, etc.

También es dable destacar que muchas personas no desligan el sexo de los sentimientos por lo que rechazan ocasionales relaciones sexuales si no existe un vínculo afectivo consistente.

Las razones por los cuales la vida sexual de una persona se interrumpe son entonces muy variadas y muchos individuos se preguntan si la abstinencia ocasiona alguna consecuencia negativa. Siempre las diferencias personales son válidas ya que el hecho que la sexualidad sea buena para uno, no implica que su ausencia sea mala para otro.

En tal sentido es un mito que la abstinencia cause problemas de salud. Lo que sí está demostrado que puede dañar -sobre todo a nivel emocional más que a nivel físico- es la vivencia de soledad que muchas veces implica la ausencia de una pareja para compartir la intimidad.

Distinto es si no existe deseo sexual o se evita la relación sexual por miedo, es decir, una interferencia o reticencia al sexo que no es fruto de una libre opción individual sino consecuencia de una inhibición o de un temor.

En conclusión, cada persona debe ser libre para elegir la forma de ejercer su sexualidad, ya sea realizándola o absteniéndose, siempre que no esté condicionada por conflictos psicológicos que obstruyan, precisamente, su capacidad de elegir en libertad.

Notas Relacionadas con Articulos