Articulos
06/10/2013
LA MUSICA ES SALUD
 
 
La música tiene la virtuosa capacidad de provocar reacciones emocionales en los humanos y por esa influencia sobre el estado de ánimo es que produce atracción y placer en todas las edades. También actúa en otros aspectos de la biología y el comportamiento del hombre. Una de ellas se ejerce sobre el cerebro, susceptible de ser modificado y lograr cambios anatómicos y funcionales por su intermeio.

 Muchos neurocientíficos se interesan en ella porque permite revelar muchos

secretos sobre el funcionamiento del cerebro, las capacidades cognitivas y los

cambios hormonales que produce.

La influencia de la música sobre la salud se conoce desde hace mucho tiempo.

Algunos ejemplos. En 1982, en el hospital Mount Sinai, de Nueva York, se

comenzó a investigar la capacidad de escucha de los pacientes quirúrgicos

poniendo música en el quirófano cuando estaban bajo anestesia total. Pronto

se comprobó que, aún cuando no estaban conscientes, los pacientes seguían

escuchando porque las fibras auditivas no eran afectadas por la anestesia,

de modo que seguían transmitiendo el sonido. Se recomendó entonces que

mediante audífonos, antes, durante y después de la operación los pacientes

escucharan música seleccionada por ellos mismos. La experiencia demostró

una recuperación más rápida de ellos, con menores complicaciones y días de

internación.

En otro hospital en Baltimore, Estados Unidos, otros estudios permitieron

comprobar que en pacientes internados en terapia intensiva “escuchar media

hora de música clásica producía el mismo efecto que diez miligramos de

valium", según R. Bahr, director de la unidad coronaria.

En la Universidad de Michigan, en 1993, los investigadores descubrieron que

escuchar música durante 15 minutos aumentaba en más del 10% el nivel de

Interleukina-1, la cual incrementa las defensas del organismo.

En el Instituto de Investigación del Cáncer del Reino Unido los primeros

resultados de una investigación que hacen desde el año 2002 demuestran

que las técnicas de relajación con música pueden reducir hasta en un 30% los

efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer de mama, al disminuir

considerablemente los dolores y las náuseas ocasionadas por la quimioterapia.

A nivel general la música interviene en 5 tipos de procesos: 1) reduce el estrés

y la ansiedad; 2) estimula el sistema inmunológico y fortalece las defensas; 3)

facilita los vínculos y contactos sociales; 4) motiva, gratifica y brinda placer y 5)

modifica los niveles de sustancias neuroquímicas (cortisol, serotonina, oxitocina

y endorfinas).

Existe una especialidad, la musicoterapia, en la cual se utiliza la música con

la finalidad de mejorar, mantener o recuperar el funcionamiento cognitivo,

físico, emocional, social, además de lentificar el avance de distintos tipos de

enfermedades.

Por estas razones, es cada vez más frecuente y recomendable utilizar la

música en quirófanos, salas de parto, consultorios odontológicos, en la

recuperación de pacientes neurológicos, en el tratamiento de pacientes

psiquiátricos o en niños con variada psicopatología.

Notas Relacionadas con Articulos