Articulos
18/07/2013
ALIMENTOS PARA EL CEREBRO
 
 
Cuando se hace referencia a una dieta sana es común pensar en alimentos adecuados para mantener un peso propicio, prevenir la salud cardíaca, evitar los que favorecen la hipertensión (la sal) o descartar la comida chatarra, entre otros. Pero pocas veces se tiene en cuenta que los alimentos cuidan nuestro cerebro, mejoran su funcionamiento y ayudan a quienes están deprimidos o angustiados.

En este marco es útil tener en cuenta que:

1) El principal “alimento” es el oxígeno ya que el cerebro, por sí solo, utiliza un 20% del consumo total del organismo aunque solo pesa 1,4 kg. Las neuronas necesitan oxígeno y para eso hay que realizar actividad física. Toda persona que la concrete de manera regular ejercicio físico aumenta el aporte de oxígeno y mejorara así el aprendizaje, la memoria, las funciones intelectuales y protege la degeneración de las neuronas. A su vez, la actividad física aumenta la producción de la hormona de crecimiento imprescindible para revitalizarlas. Con solo 30 minutos diarios de una actividad aeróbica moderada, alcanza.
2) Es necesaria un buena ingesta de líquidos y recordar que el 90 % del cerebro está compuesto por agua, un vehículo esencial para que se generen las adecuadas transmisiones electroquímicas. Con frecuencia, una deshidratación leve (un descenso de sólo un 2% de agua en el organismo) ocasiona pérdida transitoria de memoria, dificultad para realizar cálculos y dificultades para que el ojo pueda enfocar bien para leer. Es imprescindible beber no menos de 8 vasos de agua al día, cuota que se debe incrementar en toda persona que está estresada.


3) Comer alimentos que contienen grasas “buenas” como las que están presentes en pescados de mar, nueces, semillas, aceite de oliva y girasol y evitar las grasas “malas” (trans y saturadas) presentes en la manteca, carnes grasas, embutidos, quesos grasos, productos de aperitivos y comida chatarra. Fácil y útil de recordar es que los alimentos que son dañinos para el corazón lo son también para el cerebro.

4) se debe evitar la hipoglucemia: si el nivel de azúcar es bajo se dañan las neuronas, de ahí la necesidad de que el cerebro no pase hambre, como en pacientes con anorexia. Como todos los extremos son malos, el exceso de azúcar tampoco es saludable para el cerebro (como en la diabetes no controlada), por lo que resulta conveniente alejarse de los azúcares refinados y, en su lugar, consumir, por ejemplo, carbohidratos complejos presentes en legumbres, arroz integral, vegetales o harinas de grano entero.

5) La dieta debe ser balanceada con mayor aporte de, verduras, frutas, frutos secos, cereales integrales y consumo de carnes blancas y de pescado, alimentos imprescindibles para la formación de neuronas nuevas y sanas.

6) Aunque no está definitivamente comprobado, algunos estudios sugieren que una dieta restringida en calorías activa mecanismos que permiten que las neuronas vivan más tiempo.
En resumen, para el cerebro es bueno que se coman alimentos verdaderos cuidando cada bocado que se ingiere. Use su cerebro para cuidarlo.
 

Notas Relacionadas con Articulos