Articulos
03/03/2013
Fibromialgia
 
 
Todos conocemos el dolor, ya que lo sentimos desde el nacimiento. En general, aparece ante traumas, heridas, inflamaciones, etc., y que una vez superadas, tiende a desaparecer.

 
Sin embargo, existe una enfermedad llamada Fibromialgia (FM) cuya manifestación principal es la presencia de un dolor casi persistente, torturante y que se ubica en diversos músculos, tendones y articulaciones. El término mialgia significa dolor muscular, que es la
manifestación predominante.

Es el motivo más habitual de dolor generalizado, el cual que puede ser muy marcado y prolongado aunque sin "causas" definidas. A pesar de der un trastorno frecuente (afecta al 4 o 5% de la población) es una "enfermedad rara", que junto al colon irritable, los dolores de cabeza persistentes y la fatiga crónica se las agrupa, últimamente, dentro de los llamados "Síndromes de Sensibilidad Central" (en inglés, CSS).

La FM es ya una enfermedad reconocida como tal por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS desde 1992. Para su diagnostico debe existir dolor bajo la presión de los dedos, en 11 de 18 puntos específicos y determinados en el cuerpo.
El organismo humano tiene receptores para registrar el dolor y en la FM se encuentra incrementada la sensibilidad de dichos receptores ante impresiones que de manera habitual no se perciben como dolorosas. Este enfoque es controversial porque muchas veces lo que en Medicina no se entiende, se atribuye a trastornos "nerviosos". Precisamente, diferenciar el dolor asociado a la ansiedad y/o a la depresión de otras causas -aun desconocidas- es uno de los pilares básicos para realizar un tratamiento efectivo.

La causa de la FM es imprecisa, pero los progresos médicos han detectando algunos factores responsables, por ejemplo, el óxido nítrico, alteraciones micro circulatorias, la deficiencia de vitamina D, calcio, selenio, hierro y/o magnesio. Estas carencias pueden generar micro contracturas espasmódicas en los músculos que activan los receptores del dolor en los puntos mencionados. Las carencias citadas hacen importante la dieta en estos pacientes.

También los embarazos turbulentos hoy se toman en cuenta: recientes investigaciones señalan que el embarazo que cursa con mucho estrés o traumas por parte de la madre, favorece en el feto femenino (pero no en el masculino, aunque no se sabe el porqué) alteraciones en la glándula suprarrenal que facilitarían la aparición de la FM en la adultez.

La percepción del dolor está regulada por el Sistema Nervioso Autónomo (SNA), región que controla funciones tales como la respiración, temperatura y sudoración. En los pacientes con FM, hay síntomas relacionados con una disfunción del SNA y con otras estructuras cerebrales integradas, como el sistema límbico.

La FM no es una entidad única, sino que existen dos subgrupos básicos: en unos, el incremento de la sensibilidad al dolor no se asocia a ningún trastorno psiquiátrico o psicológico, y en otros, es una manifestación que forma parte de la depresión y de la ansiedad.

 

Notas Relacionadas con Articulos