Articulos
20/12/2012
Cuando Falla la Memoria
 
 
La memoria es una de las principales funciones del cerebro cuya finalidad es recoger y guardar la información para evocarla cuando sea necesaria. La base de la memoria es un sistema del cual participan diversas zonas del cerebro, cada una de las cuales contribuye de manera específica para su normal funcionamiento.

La memoria es una de las principales funciones del cerebro cuya finalidad es recoger y guardar la información para evocarla cuando sea necesaria. La base de la memoria es un sistema del cual participan diversas zonas del cerebro, cada una de las cuales contribuye de manera específica para su normal funcionamiento.
Así, mientras Ud. lee esta nota su hipocampo es fundamental para conservar la información del momento, su lóbulo temporal izquierdo es importante para su memoria verbal y el derecho para la memoria visual y espacial, las áreas prefrontales establecen las estrategias de memorización en tanto que el lóbulo parietal izquierdo almacena sus habilidades motoras ya adquiridas (andar en bicicleta, por ejemplo) para ser utilizadas cuando sean necesarias.
La memoria es un proceso activo, en el cual la persona decide qué desea recordar y a qué dirigir su atención para conservarlo. Si esta nota no lo atrae es muy posible que no la recuerde ya que uno se acuerda mejor de aquello que le interesa o lo impacta emocionalmente.
Las personas con dificultades para concentrarse o que son hiperactivas suelen tener mala memoria, ya que ésta funciona como un grabador que si no registra bien después fallará en la reproducción.
Con el paso de los años existe una normal y discreta disminución de la memoria y en la velocidad de la aparición de los recuerdos, especialmente de los nombres propios (de un actor, de un político, del título de una novela o película, etc.). Son como las “canas” de la memoria y de ahí la frecuente preocupación de muchas personas de que los olvidos se puedan incrementar a través del tiempo. El mecanismo de memorización se afecta por el estrés, trastornos de ansiedad, depresión o cambios hormonales.
Lo concreto es que casi 6 de 10 personas mayores de 55 a 60 años tienen olvidos benignos, llamados así porque no afectan sus actividades, son menores y no progresan en frecuencia ni en intensidad. Algunos lo relacionan con la edad que tienen, mientras que otros temer pensar que puede ser el inicio de un Alzheimer, la demencia más frecuente.
La enfermedad de Alzheimer (antes confundida con la arteriosclerosis cerebral) afecta al 10% de los mayores de 65 años, siendo sus causas muy complejas. Los investigadores centran su atención en la aparición anormal de ciertas proteínas cerebrales, en fallas en los sistemas de neurotransmisores, en el efecto de los radicales libres sobre el cerebro, en el exceso de calcio dentro de las neuronas, etc. Estos estudios son de mucha importancia ya que cada uno de ellos plantea distintas posibilidades de tratamiento que están en investigación en innumerables laboratorios científicos.
No hay que alarmarse si la falta de memoria es menor o transitoria ya que las preocupaciones pasajeras, el exceso de actividad o el cansancio la afectan. Pero si progresa, persiste o aparecen otros síntomas (desorientación, dificultades para hacer las tareas habituales, repetición de dichos o preguntas, etc.) convieneuna precoz consulta especializada. No hay que olvidar que la protección de las neuronas intactas es más fácil de lograr que la reparación de las neuronas dañadas.
………………………………………………………
E. Norberto Abdala, para VIVA del 22 de agosto de 2010.

 

 

Notas Relacionadas con Articulos