Articulos
20/12/2012
Cancer de Mama y Antidepresivos
 
 
El cáncer de mama es el más diagnosticado en las mujeres y se estima que durante el año 2010 habrá 1,5 millones de nuevos casos en el mundo.

El cáncer de mama es el más diagnosticado en las mujeres y se estima que durante el año 2010 habrá 1,5 millones de nuevos casos en el mundo. El tamoxifeno es el medicamento que más se utiliza después de la extirpación quirúrgica del tumor ya que tiene la acción de bloquear la acción de los estrógenos (hormonas femeninas por excelencia) a nivel de la glándula mamaria. Esta acción es de suma importancia porque los estrógenos -que normalmente circulan por la sangre- pueden activar a las posibles células cancerosas residuales. Es decir, que si los estrógenos no son bloqueados existe un concreto y muy importante riesgo de que se reactive el proceso tumoral. Por este motivo el tamoxifeno se utiliza desde hace más de 30 años por ser un fármaco que permitió y permite aumentar de manera significativa la sobrevida de las pacientes operadas.
Sin embargo, el tamoxifeno no actúa de manera directa y para que pueda ejercer su acción es preciso que el hígado lo convierta en su derivado realmente activo, el endoxifeno. Esta transformación la realiza una enzima hepática llamada CYP2D6 y cualquier otro medicamento que frene su actividad, ocasionará un menor efecto del tamoxifeno al no permitir su transformación en endoxifeno.
Por otro lado, la depresión, en sus distintos grados, es muy frecuente en las mujeres con cáncer de mama (ya sea al enterarse del diagnóstico, ya sea por los rayos y/o la quimioterapia que reciben después de la operación). En consecuencia, es muy habitual que reciban antidepresivos junto con el tamoxifeno.
Se produce entonces una interacción entre los medicamentos, que es la situación en la cual un medicamento no ejerce su acción previsible porque influye la ingestión simultánea de otro fármaco. A veces esta interacción resulta útil para que los efectos se potencien y a veces no, ya que se anulan o atenúan las acciones conocidas.
Un grupo de investigadores del Sunnybrook Health Sciences Centre, de Toronto, Canadá, se dedicaron a estudiar si los antidepresivos que recibían las mujeres operadas de cáncer de mama disminuían la acción del tamoxifeno al ser ingeridos de manera conjunta aumentando, en consecuencia, el riesgo de recidiva y/o la mortalidad de las pacientes. Para tal fin, hicieron un estudio retrospectivo entre mujeres residentes de Ontario entre el 1 de enero de 1993 y 31 de diciembre 2005 que habían tomado tamoxifeno y antidepresivos. (Publicado en el British Medical Journal, el 8/2/10).
La mayoría de ellas tomaron los antidepresivos que más se utilizan en la actualidad y constataron que algunos (como la paroxetina, sertralina y fluoxetina) efectivamente disminuían la acción del tamoxifeno -en diferentes proporciones- con el consecuente aumento de recidivas y/o mortalidad.
Por tanto, Lidia, es probable que su oncólogo tenga razón. Es muy importante que los psiquiatras estemos en conocimiento si al indicar un determinado antidepresivo a quien ya está tomando tamoxifeno, podemos disminuir el efecto de este último. De ahí también la necesidad de que los oncólogos y psiquiatras trabajemos de manera conjunta para evitar que cada especialista recete sin tener en cuenta el fármaco prescrito por el otro profesional.
…………………………………………….
E. Norberto Abdala, para Viva.
 

Notas Relacionadas con Articulos