Articulos
06/07/2012
Calvicie, estrés y medicamentos.
 
 
CALVICIE, ESTRÉS Y MEDICAMENTOS. En los últimos años aumentó de manera notable la cantidad de personas que sufren la caída del cabello. Incluso, muchos jóvenes se rapan la cabeza y exhiben una brillosa calva como alternativa para disimular una perturbadora calvicie. Esta mayor incidencia -en personas de distinto sexo y edad- se atribuye al estrés que altera el sistema inmunológico, aunque existen también otros poderosos factores: la herencia, trastornos hormonales, ciertas enfermedades y, para destacar, el consumo de diversos medicamentos.

 CALVICIE, ESTRÉS Y MEDICAMENTOS. 

En los últimos años aumentó de manera notable la cantidad de personas que sufren la caída del cabello. Incluso, muchos jóvenes se rapan la cabeza y exhiben una brillosa calva como alternativa para disimular una perturbadora calvicie.
Esta mayor incidencia -en personas de distinto sexo y edad- se atribuye al estrés que altera el sistema inmunológico, aunque existen también otros poderosos factores: la herencia, trastornos hormonales, ciertas enfermedades y, para destacar, el consumo de diversos medicamentos.
La caída del cabello puede ser localizada (se producen placas o medallones de falta de pelo) o generalizada, cuando el cabello pierde volumen, se hace más delgado y cae fácilmente.
Si el estrés es transitorio y por una determinada causa, cuando esta desaparece el cabello se recupera espontáneamente después de unos pocos meses. Por el contrario, si el estrés se prolonga en el tiempo o se instala un estado prolongado de ansiedad o angustia, la caída seguirá progresando. Para muchas personas la caída del cabello es un factor muy traumático, lo cual agrava el estrés, conformándose un círculo vicioso que sólo ayuda a intensificar el problema.
En la mujer la caída del cabello se observa con mayor frecuencia en la línea media, donde el pelo se debilita, progresivamente se afina y deja a la vista el cuero cabelludo. En la menopausia, por la disminución de los estrógenos y el aumento relativo de los andrógenos (hormonas masculinas) la caída suele también avanzar y hacerse evidente a nivel de entradas frontales. Los cambios hormonales suelen ser un factor causal de mayor importancia que las tinturas y el planchado del cabello, a los cuales suelen responsabilizar del problema.
Otra causa muy importante a destacar en la caída del cabello es el uso de diversos medicamentos. Aunque el ejemplo más prototípico -y dramático- sea la caída por el uso de medicamentos para tratar el cáncer, muchos otros remedios son responsables aunque de manera menos ostentosa.
Sin pretender hacer un listado completo de los mismos, se pueden destacar como los más frecuentes: 1) psicofármacos: en especial, aquellos para el tratamiento del trastorno bipolar (casi siempre son antiepilépticos) y muchos de los antidepresivos utilizados para combatir la depresión; 2) medicamentos que derivan de la vitamina A, utilizados con frecuencia para el tratamiento del acné; 3) algunos medicamentos para bajar el colesterol, sobre todo el clofibrate y el gemfibrozilo; 4) remedios para el tratamiento de la hipertensión y trastornos cardíacos, llamados beta bloqueantes por su mecanismo de acción. Se incluyen, incluso, algunas gotas oftálmicas para el tratamiento del glaucoma, que pertenecen a este grupo farmacológico, aunque se utilicen en dosis pequeñas; 5) remedios, como el allopurinol, que reducen el nivel del ácido úrico, 6) medicamentos para combatir distintas micosis (hongos) corporales, 7) hormonas, por ejemplo, el uso de anticonceptivos, corticoides, anabólicos, para la tiroides, etc.; 8) antiinflamatorios y analgésicos, usados con frecuencia en caso de artrosis, artritis o dolores de otra causa.
…………………………………..
E. Norberto Abdala, para VIVA del 20-2-11

Notas Relacionadas con Articulos