Articulos
06/07/2012
Alcohol y cáncer de mama
 
 
ALCOHOL Y CANCER DE MAMA Desde hace ya varios años se conoce que la ingesta de alcohol aumenta la incidencia del cáncer de mama, estimándose que la mujer que toma 10 gramos diarios de alcohol aumenta su riesgo de desarrollar un cáncer de mama en un 12 %.(Equivale a un vaso de vino por día).

ALCOHOL Y CANCER DE MAMA

Desde hace ya varios años se conoce que la ingesta de alcohol aumenta la incidencia del cáncer de mama, estimándose que la mujer que toma 10 gramos diarios de alcohol aumenta su riesgo de desarrollar un cáncer de mama en un 12 %.(Equivale a un vaso de vino por día).
Si bien los hombres toman más alcohol que las mujeres, el consumo entre ellas es muy alto y el 86% de las argentinas ya desarrollaron el hábito. Las estadísticas señalan que nuestro país tiene uno de los consumo de alcohol per cápita más alto de América: cada argentino que bebe consume 19 litros de alcohol puro por año.
Hasta ahora, era conocido uno de los mecanismos indirectos por el cual el alcohol resultaba perjudicial para el cáncer de mama, dado que aumentaba el nivel de estrógenos, hormonas nocivas para esta enfermedad. Por tal razón, después de la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, las mujeres deben tomar, por lo menos durante 5 años, drogas antiestrogénicas, como el tamoxifeno o el más moderno, el anastrazol.
Recientemente, en nuestro país, investigadores del Centro de Investigaciones Toxicológicas (CEITOX) dirigidos por el Dr. G. Castro y el Dr. J. A. Castro, descubrieron los mecanismos de acción directa entre el alcohol y el cáncer de mama. El equipo argentino demostró que el tejido mamario tiene la capacidad de acumular y transformar el alcohol en acetaldehído (AC) y radicales libres, potentes derivados para producir tumores malignos.
El AC es altamente cancerígeno por inducir mutaciones genéticas, disminuir las defensas de las células mamarias contra los perjudiciales procesos oxidativos e impedir los mecanismos de reparación de daños producidos en el ADN celular.
De igual manera, los radicales libres pueden dañar el ADN de las células, impidiendo así su normal y sana renovación o alterando su normal funcionamiento.
Además, demostraron que otras sustancias químicas (enzimas de nombres complejos) que normalmente se encuentran presentes en grandes cantidades en el tejido mamario, cuando se incrementa el consumo de alcohol de manera crónica, estas sustancias aumentan notablemente su actividad, estimulando una peligrosa proliferación celular junto a procesos inflamatorios.
El cáncer de mama es la enfermedad maligna más frecuente entre las mujeres. En el mundo se producen más de un millón de casos por año y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 3% de ellos son atribuibles al consumo de bebidas alcohólicas. En la génesis del cáncer de mama existen otros conocidos factores de riesgo, como son la menopausia tardía, los antecedentes familiares, la edad tardía para tener un primer hijo, una dieta rica en grasas y calorías, junto a una escasa actividad física.
Gracias a la detección precoz y a las modernas quimioterapias el porcentaje de curación está aumentando. Sería entonces de suma utilidad tener presente la importancia de evitar el consumo habitual de alcohol y que las tareas de prevención se encaminen a evitar que el hábito de ingerir alcohol se produzca en mujeres cada vez más jóvenes.
………………………………………
E. Norberto Abdala, para VIVA del 13-11-11.

 

 

Notas Relacionadas con Articulos