Articulos
30/03/2014
EL ALZHEIMER ¿UNA NUEVA FORMA DE DIABETES?
 
 
Como se sabe, en la diabetes se encuentra elevado el azúcar en la sangre (glucemia) lo que está motivado por dos razones: o por la disminución en la producción de la hormona insulina, fabricada por el páncreas (diabetes tipo 1) o por un aumento en la resistencia de las células del organismo a que ella ejerza su acción, aunque haya una producción normal de insulina (diabetes tipo 2). Las causas de la diabetes se atribuyen a factores genéticos y/o a malos hábitos alimentarios que sobrecargan al organismo con una excesiva ingesta de azúcares simples y grasas saturadas, que aumentan la glucemia y terminan afectando la forma en que el cuerpo responde a la insulina.

Los pacientes que no se cuidan ni controlan su diabetes tienen mayor riesgo de
que se dañe su cerebro en forma sutil y progresiva, sobre todo, las funciones
cognitivas. Así, comprender y utilizar el lenguaje, focalizar y mantener la
atención, aprender y recordar nueva información, planificar, ejecutar y
supervisar las propias actividades o la capacidad de resolver problemas se
ven comprometidas frente a una prolongada exposición de elevados niveles de
azúcar. La insulina resulta, entonces, una hormona clave para mantener tanto
los niveles normales de azúcar como que las neuronas –y todas las células del
cuerpo-obtengan de ella la energía necesaria para su normal funcionamiento.
Se ha constatado que las neuronas de pacientes con EA tienen un 80% menos
de receptores para que pueda actuar la insulina en comparación con las células
cerebrales de personas sanas de la misma edad.
Recientes investigaciones dan cuenta que la enfermedad de Alzheimer (EA)
puede ser consecuencia de que las neuronas no dispongan de una adecuada
cantidad de energía por alteraciones en el aporte de azúcar en el cerebro. Una
especie de diabetes, llamada tipo 3.
En la EA se generan proteínas anormales que se amontonan, dañan y
destruyen en forma progresiva las células del cerebro. Una de esas proteínas
forma las placas beta amiloide características de la EA y se postula que eso
ocurre por la falta de acción de la insulina a nivel cerebral. Esto es lo que
permite plantear si no es una nueva variedad de diabetes, llamada tipo 3.
“Lo que descubrimos fue que la insulina tiene un efecto de protección en las
neuronas”. “Las protege contra los daños tóxicos de una proteína que provoca
pérdida de memoria en la enfermedad de Alzheimer" señala el investigador W.
Klein, de la Universidad de Northwestern, Chicago, EEUU. “Nuestro estudio
demostró que si se tienen bajos efectos de la insulina las neuronas no están
bien protegidas”. “Pero si agregamos a la insulina un medicamento como la
rosiglitazona la hormona adquiere una capacidad mucho más fuerte para
actuar y bloquear a las toxinas”. Que la EA pueda ser una variedad de diabetes
cerebral permite buscar nuevos tratamientos contra esta enfermedad.
La prevención de la diabetes se apoya en 3 pilares: una dieta adecuada,
realizar actividad física de manera metódica y consultar periódicamente con el
médico.

 

Notas Relacionadas con Articulos