Articulos
09/03/2014
FALSAS CREENCIAS SOBRE EL CEREBRO (I)
 
 
Nadie duda de la importancia del cerebro humano. Tampoco la ciencia que centró en él muchas investigaciones en estos años, que permitieron  muchos descubrimientos y también hacer caer creencias equivocadas. Algunos ejemplos.

“Solo se usa el 10% del cerebro”.  Siempre está activo al 100% aunque unas regiones

estén más activas que otras, similar a lo que sucede con los músculos que se usan unos

más que otros según la actividad que se realice.  Se cree que esa falsa información

surgió en 1908 cuando W. James afirmó que “usamos apenas una pequeña parte de

nuestros recursos mentales y físicos”. Las modernas técnicas de imágenes del cerebro

en acción permiten apreciar y confirmar que funciona siempre a pleno.

“Al desarrollo cerebral lo condiciona la genética”. Aunque es indiscutible la

importancia de los genes ­y muchas enfermedades así lo confirman­ en la actualidad los

neurocientíficos valoran la trascendencia de las vivencias y vínculos de los primeros años

de vida, la salud infantil, la alimentación y la educación. Lo ambiental es tan o más

importante que la genética.

Los genes guardan los códigos para la construcción de los órganos ­entre ellos el

cerebro­ que nos caracterizan como especie pero de ninguna manera deciden el destino

como personas. De eso se ocupa el medio físico, ambiental y familiar que nos rodea y

que nos moldea individualmente. Los genes no son deterministas ni fatalistas, solo

generan predisposiciones que podrán ser aumentadas o disminuídas según la influencia

del entorno. El hombre es el resultado final de su genética exclusiva pero también de sus

experiencias de vida, también exclusivas.

“A partir de cierta edad no se puede aprender más”. La capacidad que tiene el

cerebro para modificar sus propiedades y su anatomía se llama plasticidad neuronal y

ocurre en toda edad. El cerebro es dinámico y sensible a estímulos de todo tipo. Uno de

ellos es el aprendizaje: la actividad intelectual y mental incrementa la plasticidad neuronal

ya sea en personas sanas o enfermas, jovenes o ancianas, es decir, siempre. El cerebro

es comparable con  un músculo, que tendrá mayor desarrollo cuanto más se lo utilice.

Por eso, es muy útil aprender un idioma, a tocar un instrumento, manejar una

computadora, un nuevo deporte, participar en actividades culturales o cualquier otra cosa

después de los 60 o 70 años. No hay ninguna diferencia en el aprendizaje con los 20

años, aunque haya factores que pueden dificultarlo como la menor visión o audición,

fallas de memoria o menor agilidad mental, todo lo cual suele compensarse ampliamente

con la motivación y el interés.  

“Las mujeres son más  inestables emocionalmente que los hombres”. Para algunos

no existen diferencias de personalidad entre hombres y mujeres, para otros, las

diferencias son muchas. Los cerebro masculino y femenino son diferentes en tamaño y

en las proporciones de ciertas áreas especifícas.  Ninguna investigación demostró que la

inestabilidad emocional sea patrimonio de la mujer. Sí, en realidad, que ellas son más

sensibles, demostrativas y espontáneas con sus sentimientos que los hombres. Aunque

sientan lo mismo lo demuestran de manera diferente. Asi, una mujer con angustia llora

mientras que el hombre grita o expresa mal humor.

Notas Relacionadas con Articulos